Buenos Aires ETER

Una selección de momentos radiofónicos

Radio Rivadavia, AM 630. Sábado 9 de septiembre, 23.15 hs.

El Luna Park… y a Príncipi se le pianta un lagrimón

 

Jugoso diálogo entre la conductora Alicia Barrios y el periodista Osvaldo Príncipi, con el Luna Park como eje central del reportaje telefónico. El homenaje al mítico estadio porteño se da a través de una connotación melancólica notable, de parte del entrevistado y de la entrevistadora. Príncipi se remonta a sus comienzos, cubriendo boxeo a los 16 años y reporteando a destacadas figuras de las décadas del 70 y 80: “Ahora no es lo mismo. El Luna ya no es lo que era, lo veo y sufro”, susurra. Barrios también acumula recuerdos inolvidables del coloso de Madero 470 y no pierde la oportunidad de mecharlos en la nota. Pero Príncipi se hace un picnic evocando aquellas noches de gala y resaltando la labor de Tito Lectoure, propietario del Luna. Estas son algunas de sus memorables intervenciones:
-El la década del 70 me venía desde Mercedes en el Sarmiento. Llegaba y Tito me daba la entrada para la difusora Hogar, Música, Hogar, a las 11 de la mañana. Abajo del grabador amarillo me traía un sandwich doble figazza de jamón y queso, con eso tenía que tirar hasta la apertura del estadio, que era a las 21.15. El festival arrancaba a las 21.45…
-En una época, los sábados, me tomaba un café sobre Corrientes y bajaba caminando hasta el Luna, para ver desde la primera pelea de la noche. Hoy no podría hacerlo: si quisiera hacer ese recorrido, me asaltarían tres veces.
-Tengo dos hijos. Una de 21 y otro de 35. Cuando les quiero contar cosas viejas del Luna me frenan, con la sensibilidad  casi de hielo propia de esta juventud: ‘Papi, terminá con esas historias, que parecen esas películas de Canal 7…”
-De esas calles me sacaron todo. Primero el Luna y después el diario La Nación, donde trabajo desde 1988. Estaba a una cuadra de distancia hasta que hace poco se mudaron a Vicente López.
Luego de media hora de charla -interrumpida por el informativo- Barrios pone en evidencia lo mucho que le cuesta despedir a su interlocutor. La despedida se estira. Osvaldo se despacha con más anécdotas: “Hace poco con Jorge Troiani, en la Expo Boca, relatamos un casamiento. Todo es relatable en la vida. La vida es un relato”. Alicia lo colma de elogios: “Vos sos el último gran relator de boxeo”, le dice. Osvaldo remata con humor: “Yo soy un hombre mayor”.
Minutos después de cortar, hay otra sorpresa: Ernesto Cherquis Bialo, también telefónicamente, cuenta intimidades del Luna: “El estadio se hizo famoso, antes del box, con los bailes de carnaval y las orquestas de tango que allí tocaban. Se popularizó gracias al Correo Central -queda enfrente- con sus mil empleados y la terminal del Subte B, de Corrientes y Alem”. Además, saca a la luz cuestiones de la familia Lectoure y su relación con el sitio declarado monumento histórico nacional, fundado en 1931.
El programa se llama La Bergogliana en obvia alusión al Papa Francisco. Alicia Barrios, amiga de Jorge Bergoglio, suele visitarlo en El Vaticano. Tanto, que cuando Príncipi le pregunta cuando sería su próximo viaje a Roma, la conductora responde: “En vez de preguntarme cuándo me voy, mejor preguntame cuándo no me voy”.

Leave a Reply