Buenos Aires ETER

DSC09250

Una selección de momentos radiofónicos

Radio Mitre. Viernes 20 de octubre, 13.46 hs.

«Nosotros somos generadores de felicidad»

 
El debate en la tira diaria conducida por Jorge Lanata gira alrededor de un tema muy trillado en el mundo inmobliario: en lugar de los inquilinos, según la nueva ley los propietarios deben pagar el porcentaje de los intermediarios. Con el presidente del Centro de Corredores Inmobiliario, Armando Pepe, como invitado, una de las derivaciones de la charla hace foco en otra cuestión que a los involucrados les quita el sueño: los inquilinos que se niegan a dejar la vivienda que estaban alquilando.

pepe_Armando

Armando Pepe

“En la Ciudad, con un abogado que se mueva en seis o siete meses hacés un desalojo llamado abreviado-asegura Pepe-. Pero en la Ley de alquileres que se trata en la Cámara de Diputados pedimos que se acelere más todavía. En Estados Unidos, si no te fuiste en 30 días, el sheriff  te saca a patadas. Acá, mientras vos le hacés el juicio el tipo te rompió el inodoro, se llevó la cocina y destruyó el calefón de bronca”. Interviene la locutora del programa: “A mí me pasó que para que se vayan tuve que sentarme a esperar. No es solo que te destruyen, además tuve que poner plata para sacarlos”. Un integrante de la mesa acota: “Depende del inquilino que te toque, algunos en tres meses se van y otros te ponen mil chicanas. En algunos casos los juicios duran cinco años”.
Lanata advierte que los dueños también pueden tener mala fe, algo que Armando Pepe confirma en función de su experiencia: “A veces escriturás y cuando llegás al departamento los dueños te sacaron el aire acondicionado”.
Con la conversación haciendo blanco en las modificaciones a la Ley, mediante las cuales el dueño ahora debe encargarse exclusivamente de la comisión de la inmobiliaria, Pepe manifiesta su desacuerdo. “Toda la vida fue así”, sostiene cuando le cuestionan el motivo por el cuál recibia la paga de las dos partes: “Uno es un intermediario y no un mandante del propietario”. Y redobla la apuesta, arrogándose un trascendente rol en operaciones de compra-venta: “Nosotros somos generadores de felicidad. Hace poco le entregamos las llaves a un matrimonio. Sus dos nenas lloraban, se revolcaban en la cama, no podían creerlo… El Procrear estalló. Son 180 mil los que se anotaron”, agrega, en relación al plan que otorga créditos a jóvenes deseosos de adquirir su primera vivienda.
Un miembro de la tira sugiere si no sería mejor tratar directamente con el dueño, para evitar la intermediación. “La ventaja que te da un corredor inmobiliario es la seguridad y la tranquilidad, porque nos ocupamos de verificar la sucesión, de que la garantía no sea ‘bien de familia’, buscamos todos los antecedentes antes de tomar una reserva…”, replica el presidente de CECIN.
Otro interesante debate es generado por el cambio de modalidad en la publicación de los ofrecimientos. A Pepe, le dicen que cuando no existía Internet, el presupuesto de las inmobiliarias -que debían colocar en los diarios sus avisos- era mayor. El invitado se defiende: “Cambió el mecanismo pero las inversiones en Internet superan a las de papel. Hay que publicar en muchos sitios, darle manija por todos lados, enviar e-mails masivos… a la gente le reventamos la compu (sic)”, remata risueñamente.

Leave a Reply