INSEGURIDAD: CUIDADO EN RETIRO

Retiro_marzo_2019 (2)

Por vacaciones, por trabajo… Como usuarios de micros de larga, ¿cuántas veces uno ha tenido que despachar su equipaje en Retiro? El procedimiento es bastante conocido: el ómnibus estaciona en la plataforma, los pasajeros hace fila, muchos se dirigen a la parte posterior del vehículo para dejar bolsos y valijas… Allí un trabajador de la terminal recibe los bultos,, los acomoda en la baulera, entrega un ticket a modo de comprobante… Una vez que todos los pasajeros hacen esto se cierra la bodega. Y el micro parte… Quizás, al ver este sistema, a algunas personas los haya invadido este pensamiento: “¿Y si cuando llego a destino abren y mi valija no está?”.

Claro, esta fantasiosa idea, a lo mejor, se había cruzado por la mente de un desconfiado crónico. Es que hasta el momento, las pérdidas o robos de equipaje, eran más comunes en aviones que en micros. Por eso, lo de la desaparición de valijas en Retiro u otras terminales, quizás estaba más asociado a un pensamiento catastrófico o cinematográfico que a la realidad. Pero llegó el día en el que la ficción se volvió real: de pronto, surgieron en cantidad, denuncias referidas a ataques a ómnibus de larga distancia y robos a las pertenencias de los viajantes.  El sitio especializado alertastransito.com, informó: “De acuerdo al testimonio de varios afectados, los robos ocurren a pocas cuadras de la terminal y los delincuentes utilizan una ‘barreta’ para violentar el baúl de los micros en una esquina de Retiro que se caracteriza por tener una profunda cuneta. La situación se torna más compleja para quienes arriban o parten durante la madrugada, dado que la terminal de Retiro se encuentra prácticamente desolada. Sin embargo, la modalidad de desvalijar a los micros de larga distancia empezó a suceder con mayor frecuencia y muchos pasajeros no saben cómo accionar ante tal situación”.

Las redes sociales se transformaron en campo fértil para que numerosos damnificados expresaran su malestar. La indignación de la gente fue dada a conocer por medios periodísticos de alcance masivo. En simultáneo, también se supo que no sólo en Retiro se produjo el ataque de los delincuentes a los micros. Las denuncias sobre la tradicional terminal porteña fueron 11. En tanto, en Dellepiane –la otra terminal de la Capital Federal- hubo una más.  Pero en los siguientes puntos del país también se denunciaron casos: Rosario 4, Santa Fe 2, Puerto Madryn (Chubut) 1, San Nicolás de los Arroyos, Bahía Blanca y Miramar (Buenos Aires) 1, Corrientes 1 y Río Cuarto (Córdoba)1. Estas cifras, fueron publicadas por el portal Argentina. gob.ar en la sección Ministerio de Transporte.

Frente a circunstancias tan desagradables como estas, los pasajeros tienen derecho a reclamar a la compañía de micros y si ésta no se hace cargo de efectuar una indemnización en primera instancia, la CNRT (Comisión Nacional de Regulación de Transporte) es la que interviene, intimando a la empresa a pagar. También existe una cifra indemnizatoria estipulada: es de 93.254,56 pesos, en lo que respecta a enero, febrero y marzo de 2023. Para esto, es fundamental conservar los comprobantes, ya sea de los pasajes como de los tickets del equipaje. Ante casos de tal naturaleza el reclamo a la compañía y la denuncia a la CNRT se deben realizar dentro de las 24 horas. Este organismo, las recibe en su portal control.cnrt.gob.ar o por vía telefónica, al 0800-333-0300.

En la publicación de Argentina.gob.ar donde, entre otras informaciones, se brindaron los datos de las denuncias registradas en todo el país, se especificaron estos detalles alusivos a los objetos que pueden ser despachados en las bauleras: “Solamente se pueden despachar equipajes de hasta 15 kilogramos de peso; todo excedente será arancelado. No obstante, es recomendable que no despachen objetos frágiles ni equipamientos electrónicos, dado que los equipajes son acondicionados en la bodega del vehículo en bulto cerrado; por lo que no es seguro que se tomen los recaudos para evitar deterioros de objetos de esas características”.

Leave a Reply