PASAJE DISCÉPOLO

IMG-20210419-WA0033

Hasta 1988, el pasaje Enrique Santos Discépolo llevaba el nombre de Rauch. Cuando cambió de denominación, la nomenclatura de Rauch pasó a una calle –también un pasaje- del barrio de Almagro. En relación a Discépolo, se lo llamó de esta manera en homenaje al cineasta, dramaturgo músico y compositor, conocido popularmente como “Discepolín”, un auténtico emblema artístico de gran protagonismo en la primera mitad del siglo pasado. Nacido el 27 de marzo de 1901 en el barrio porteño de Balvanera, falleció el 23 de diciembre de 1951, en la misma ciudad. De su autoría son, por ejemplo, tangos como Cambalache (1934), Uno (1943) y Cafetín de Buenos Aires (1948). En cine, fue actor, director y guionista. En El Hincha, película de gran repercusión estrenada el año de su muerte (falleció de un ataque al corazón), unificó dos de esas labores, al ser actor y guionista.

IMG-20210419-WA0039

A propósito de la calle que lo recuerda, es uno de los pocos pasajes en diagonal que posee la ciudad. Pero además, esta arteria presenta una característica que la distingue todavía más, y es su diseño en forma serpenteante. Ubicada en Balvanera (en el límite con San Nicolás) va desde la esquina de Callao y Lavalle, hasta la intersección de Corrientes y Riobamba. Pero no une esos dos puntos en línea recta, sino haciendo leves ondulaciones, primero inclinándose hacia su derecha y luego a su izquierda, dando por resultado una suerte de calle en forma de letra “S”, aunque de curvas apenas perceptibles. Esta particularidad, no permite visualizar uno de sus extremos, desde el extremo opuesto.

IMG-20210419-WA0038

No es casual su trazado diagonal y ligeramente curvado. Esta característica se corresponde con un pasado en el cual el ex Rauch no era una calle sino un tramo de una vía ferroviaria. Por este espacio, circulaba el tren que unía un punto situado en proximidades del Teatro Colón (Estación Parque) con el barrio de Floresta (Estación La Floresta), en épocas en que Buenos Aires era aún una zona de aspecto marcadamente rural, sobre todo en los barrios. Su viaje inaugural lo realizó el 29 de agosto de 1857. Este acontecimiento se recuerda mediante una placa colocada en la triple esquina de Discépolo, Lavalle y Callao. La locomotora que marchaba a la cabeza de los vagones, era la célebre “La Porteña”, siendo ésta la primera formación criolla de trenes. En 1883, el tramo del ramal fue desactivado, mientras ésta área metropolitana iba poblándose y creciendo en densidad. Pero a diferencia de las demás partes de su trayecto, aquí quedó un espacio libre, que diez años después, en 1893, se oficializó como calle Rauch.

IMG-20210419-WA0043

El pasaje se volvió peatonal en 2003. Hoy, a casi dos décadas de esa decisión de las autoridades, a sus más de 150 metros se los puede recorrer tranquilamente a pie, aprovechando el escaso tránsito peatonal que suele tener y su ancho generoso. A lo largo de su extensión, acera y calzada están unificadas y dispuestas a un mismo nivel. Entre las edificaciones de más historia que dan a Discépolo, se encuentran el Teatro El Picadero y la Escuela Normal Superior N°9, Domingo Faustino Sarmiento.

Leave a Reply