SOY LA MISMA, PERO CAMBIÉ TANTO…

Los recuerdos surgen borrosos… Soy la misma, pero cambié tanto que necesito de tu guía y de tu ayuda para poder estar en paz y superar mis crisis, esas que sobrellevamos todos pero que no reconocemos como vitales. Será el destino que Dios me ilumine siempre, sólo eso pido.

Dios, dame fuerzas para superar este momento fugaz, lleno de problemas, y aunque yo sabía que esto podía ocurrirme, aún me quedan esperanzas por tener fe en ti, que siempre me cobijaste en tu seno y me libraste de males mayores. Finalmente y gracias a Dios, hoy vuelvo a sentirme bien, porque tengo felicidad, recibo amor y amistad, porque soy libre como el viento, porque sale el sol todos los días y me acaricia con su calidez al abrir la ventana.

Para ser feliz se necesita mucho amor y un poco de imaginación para querer con el alma y con el corazón por toda la vida, hasta la eternidad.

¿Qué es un amigo? Un compañero con quien compartirlo todo: penas, alegrías, dolor sin tener rencor, amor puro y limpio como las aguas cristalinas de un río cuya turbulencia contiene un dique… Y es así, cuando un amigo te escucha y comprende se desatan los sentimientos más puros de la vida.

Hoy recuerdo a mis amigos, ¿cómo expresar lo que siento por ellos? Amor, comprensión, dolor cuando sufren y deseos de que en nuestras almas perdure para siempre el dulce perfume de los momentos compartidos.

Viaja mi querido doctor hacia orillas lejanas. Lo voy a extrañar, pero usted se lo merece y sé que pronto llegará el día en que nuevamente nos encontraremos para que pueda confiarle mis alegrías y tristezas, mis dudas y certezas.

Te extraño, somos iguales, pero distintas. Ignoro hoy que es lo que sucede contigo, pero si no puedes verme, no me opongo, sé que es todo por tu bien, querida hermana mía.

Vivo mi presente, recuerdo mi pasado y espero ansiosa mi futuro, porque siempre, cada ser humano tiene su historia, y la esperanza de encontrarse mejor no se pierde nunca.

Raquel Seltzer

Leave a Reply