RINCONCITO URBANO

Curiosos recovecos de Buenos Aires, generados por vías, puentes y demás componentes del entramado porteño.

Una minúscula escalera

El barrio de Palermo es abundante en vías del tren. Hay varias líneas y ramales que lo atraviesan, con un aspecto muy singular: los tendidos ferroviarios, en determinados lugares, se encuentran muy juntos. Esto sucede, por ejemplo, con las vías del San Martín y el Mitre. Desde su salida de la cabecera de Retiro, ambos corren en forma paralela y a muy escasa distancia. De tan cercanos, si uno viaja en estos trenes, por la ventana, podrá ver el vagón vecino “ahí nomas”.

En los bosques de Palermo, próximas al Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), comienzan a separarse. La Avenida Figueroa Alcorta es, quizás, el último de los corredores viales que todavía encuentra a las vías del Mitre (ramal a Tigre) unidas con las del Mitre (ramal Suárez/Mitre) y el San Martín. Luego, las dos últimas tuercen su trayectoria hacia el centro de la Ciudad de Buenos Aires, mientras la primera continúa con destino a la zona norte. Gracias a este “divorcio” de vías, surge un espacio en forma triangular, en el ual GEBA posee parte de sus instalaciones deportivas.

Cuando el trazado de Figueroa Alcorta, precisamente, pasa por debajo de las vías, se da una situación como la que muestra la imagen de Google Street. Se observan allí dos de los puentes y la exigua separación entre ambos, espacio en el cual impera el grueso follaje y una pintoresca escalera sin barandas, que tal vez –esto no es de difícil deducción- sea muy esporádicamente transitada. La presencia casi nula de peatones, contrasta el un importante caudal vehicular, que velozmente, atraviesa este sector tan característico de la Capital Federal.

Leave a Reply