PASAJES LAS FLORES Y JUAN CHASSAING

Son dos pasajes, paralelos, consecutivos y separados entre sí por muy pocos metros. Comienzan en la calle Balboa a la altura del 500 y finalizan en la Avenida Del Campo al 1300, en los confines de La Paternal, haciendo equilibrio en la frontera de este barrio con Villa Ortúzar.

Muy cercanos al Complejo Las Malvinas de la Asociación Atlética Argentinos Júniors y al Asilo San Miguel, se destacan por las características enumeradas en el primer párrafo y además, por su angostura, pero a la vez, una longitud que los acerca a los cien metros. Debido a este contraste (angostos aunque provistos de la extensión de lo que es una cuadra convencional) no es impensado, cuando se los recorre, ser presa de una ilusión óptica que los convierte en más largos de lo que son en realidad.

Las Flores es apenas más corto. También es factible que sea el más tranquilo, ya que en la esquina de Chassaing y Del Campo, hay un colegio secundario –el Comercial Nº 24, Dalmacio Vélez Sársfield- cuyo movimiento interrumpe la quietud a determinadas horas de los días laborables.

IMG-20210223-WA0005

Chassaing y Del Campo tiene una esquina sin ochava.

La calle Juan Chassaing recibió esta nomenclatura en 1944 y le debe su nombre a un abogado, poeta, político y periodista porteño, que vivió entre 1839 y 1864. Sólo 25 años tenía cuando murió a causa de una repentina enfermedad. Fundador del diario Del Pueblo, ejerció como diputado por Buenos Aires representando al Partido Unitario de Adolfo Alsina. Poco antes, también en el bando unitario, combatió en la batalla de Cepeda. En su rol de poeta, creó la marcha Mi Bandera, cantada en tantos colegios de la República Argentina.

Con respecto a Las Flores, se trata, simplemente de un homenaje a la localidad de la Provincia de Buenos Aires, cabecera del Partido que lleva la misma denominación. Le debe su nomenclatura a una Ordenanza de 1933.

IMG-20210223-WA0011

Las esquina de Las Flores y Del Campo.

Una diferencia que tienen en comparación con muchos pasajes porteños, es su condición de mano única, en relación al tránsito vehicular (los dos van en dirección Del Campo-Balboa), probablemente, como consecuencia de su extrema angostura, situación que obliga a los conductores frentistas, a estacionar sus coches sobre la acera, las cuales son también de medidas mínimas. Tanto en Las Flores como en Chassaing, las casas bajas tienen un predominio casi absoluto. No se observan, tampoco, obras que anuncien las modernas construcciones edilicias de dos o más pisos, como sucede en numerosos pasajes de la Capital Federal. Estas cualidades, ofrecen la sensación de que a la par de la serenidad que los caracteriza, por estas particularidades del vecindario, ambas arterias parecen estar suspendidos en el tiempo.

IMG-20210223-WA0007

Las Flores tiene algunos árboles sobre la derecha. En la foto principal, una vista panorámica de Chassaing.

 

El arbolado de Chassaing y Las Flores es prácticamente inexistente. Sólo en este último pasaje, de la mano derecha, se observan algunos ejemplares no muy añosos. Por último, cabe mencionar una curiosidad: una de las dos esquinas que conforman Chassaing y la Avenida Del Campo no presenta ochava, sino que es a noventa grados. Se trata de la parcela en la que se levanta el establecimiento secundario.

Leave a Reply