PASAJES DE BUENOS AIRES

Hoy: Villa Gral. Mitre (segunda parte).

No es ninguna novedad que la nomenclatura del trazado porteño contenga aspectos que extraños. En este barrio, por ejemplo, se da el caso de Achupallas, trazado que del lado opuesto de la Avenida Juan B. Justo, recibe el nombre de Médanos. Esto convierte a ambas calles en pasajes, pues la numeración de las dos, se corresponde con los convencionales cien metros. Muy cerca de allí aparece el caso de La Fronda, calle de dos cuadras que cumple con características casi idénticas a las de Achupallas-Médanos. Sin embargo, en este caso, no se produce el cambio de denominación al cruzar Juan B. Justo, lo que determina que La Fronda no sea un pasaje sino una única arteria con una extensión cercana a los 200 metros.

A propósito de Achupallas, existe otra curiosidad. Su trazado finaliza en Remedios de Escalada de San Martín, pero ninguna de las dos calles, se prolonga más allá de este encuentro, situación que forma un “rincón” en lugar de un cruce convencional de cuatro esquinas.
Además, pocos metros antes de llegar hasta Remedios de Escalada de San Martín, Achupallas es alcanzada por la traza de otro pasaje, Pablo Curatella y Manes. En el angosto espacio creado entre estas dos calles paralelas -Escalada y Curatella- se encuentra la pequeña plazoleta Mercedes San Martín de Balcarce.

La manzana comprendida entre Juan B. Justo, Terrero, Gral. César Díaz y Sánchez, contiene dos pasajes que, como se deduce por estas circunstancias, son paralelos y consecutivos. Sus nombres representan a dos ciudades europeas, Niza (Francia) y Milan (Italia). Como la Avenida Juan B. Justo corre diagonalmente, la manzana no es cuadrada sino que posee formato de trapecio, es decir con dos lados no paralelos. Por este motivo, Niza y Milan no cuentan con la misma extensión. Mientras la “italiana” tiene alrededor de 125 metros, la “francesa” se estira llegando casi hasta los 140 m.

De uno de los pasajes de este barrio, es posible que sorprenda su nomenclatura: Ariel. A simple vista, se podría creer que simplemente se trata de un nombre de pila, y es esto lo que llama la atención. No obstante, de acuerdo a lo indicado en el libro “Barrios, Calles y Plazas de la Ciudad de Buenos Aires. Orígen y razón de sus nombres”, de , Ariel corresponde a una obra literaria del escritor uruguayo José Enrique Rodó, quien por otra parte, también es homenajeado en el territorio porteño, mediante una calle de Parque Avellaneda y Mataderos.

Foto: el atípico extremo del pasaje Achupallas, formando un “rincón” en su esquina con Remedios de Escalada de San Martín.

Leave a Reply