PASAJES DE BUENOS AIRES

Hoy: Vélez Sársfield (segunda parte).

En Vélez Sársfield, los pasajes Trieste y Boeri se cruzan y una de sus cuatro esquinas, carece de ochava, característica que la hace muy especial en el contexto del mapa porteño. Sin embargo, hay varios aspectos más que ameritan un comentario a propósito de estas dos calles.

El pasaje Trieste se destaca por su angostura extrema. Su calzada es muy angosta, tanto, que apenas hay espacio para un automóvil, que entraría “justito” por el sector del pavimento. Además, cuenta con ambas veredas. Las mismas miden apenas unos pocos centímetros de ancho.

Trieste nace en Tupac Amaru al 1100 pero no termina en Boeri, sino que sigue unos 20 metros más allá, culminando en un callejón sin salida (cul de sac, de acuerdo a su nombre técnico). En esta mínima prolongación –aunque quizás sólo por algunos milímetros- su ancho es todavía menor.

La angostura de Boeri es similar a la de Triste, pero no tan pronunciada. En su caso, podría no ser considerado un pasaje, pues son dos cuadras las que tiene, separadas, justamente, por el cruce con Trieste. Su longitud es de alrededor de 150 metros. Sin embargo, su numeración oficial va del 1100 al 1200, hecho por el cual, ha sido integrado a esta nómina.

Debido a estas características de ambas calles, más de un artículo se ha escrito sobre ellas. Su intersección se encuentra muy cerca de Floresta y, si no se tiene presente el plano de la Ciudad, es posible que una confusión conduzca a pensar que es parte de aquel barrio. No obstante, por algo más de 140 metros, la jurisdicción claramente pertenece a Vélez Sársfield.

En relación a Conscripto Bernardi, no hay nada que indique que no es la continuación de la calle Emilio Castelar, la cual está del otro lado de la Avenida Juan B. Justo. De hecho, las arterias paralelas a Castelar –Bermúdez y Cervantes- no pierden su denominación al atravesar la Avenida. Sin embargo, el trazado de Castelar sí se modifica, convirtiéndose en Conscripto Bernardi, que así adquiere la categoría de pasaje, ya que con esta nomenclatura, va desde Juan B. Justo hasta Morón (una cuadra).

Una curiosidad: de no haberse modificado la denominación de Castelar esta se extendería por una cuadra más y se daría el cruce “Castelar-Morón”. Casualmente, ambas son localidades muy conocidas del oeste bonaerense y se hallan una junto a la otra.

Las arterias alusivas a los virreyes que tuvo el Río de la Plata antes de ser una nación independiente, conforman un amplio conjunto. Varias de estas calles se encuentran en Colegiales y barrios aledaños: Loreto, Arredondo, Olaguer y Feliú y Del Pino. La Avenida Virrey Vértiz está en Belgrano. Por Almagro y Boedo, pasa Virrey Liniers. Por Constitución y  y Monserrat, lo hace Virrey Cevallos. Todas son arterias bastante extensas. Otros “virreyes”, en cambio, son tan breves que adquieren el rótulo de pasajes. Se trata de Cisneros y Melo, que además de su longitud, tienen en común que uno de sus extremos las conecta a Juan B. Justo: Virrey Cisneros en el barrio de Villa Gral. Mitre, y, desde luego, Virrey Melo, en Vélez Sársfield. Por último, también el plano porteño tiene al pasaje “genérico”, Virreyes, que se encuentra en Parque Chas.

Foto: Una vista que Google Maps ofrece de Conscripto Bernardi, a pocos metros de su finalización en Morón.

Leave a Reply