PASAJES DE BUENOS AIRES

Hoy: Almagro.

Uno por uno.

1) Gianantonio, Dr. Carlos A.: desde 3901 hasta 4000 (2015).
2) Inca: desde 3801 hasta 3900 (1893).
3) King: desde 301 hasta 400 (1904).
4) Laredo, Pedro: desde 120 hasta 200 (fecha incierta).
5) Libres: desde 101 hasta 200 (1904).
6) Lucero: desde 201 hasta 300 (1904).
7) Morse: desde 4301 hasta 4400 (1914).
8) Núñez, Obrero Roberto: desde 4301 hasta 4400 (1960).
9) Panamá: desde 901 hasta 1000 (1893).
10) Rauch: desde 3901 hasta 4000 (1988).
11) San Carlos: desde 1 hasta 70 (fecha incierta).
12) Troilo, Aníbal: desde 901 hasta 1000 (1990).

Datos a tener en cuenta:

-A pesar de que su numeración indica que la longitud ronda los convencionales cien metro, el pasaje Gianantonio llega casi hasta los doscientos metros de extensión, lo que lo convierte en el más largo del barrio y, probablemente, de toda la Ciudad de Buenos Aires. Otra característica, es su trazado diagonal, ya que sus extremos son la calle Lezica y la Avenida Medrano. Es decir, que el trazado de estas tres arterias y sus respectivos cruces conforman una manzana tringular.

-Otra curiosidad de Carlos A. Gianantonio se refiere a la resistencia de los vecinos a que le cambiaran su nombre anterior. El pasaje se llamaba Ángel Peluffo, en homenaje a un habitante del barrio de nacionalidad uruguaya, que, ya radicado en Buenos Aires, fundó en 1865 la Casa “Ängel Peluffo”, el primer negocio de semillas de la Argentina. Pese a la contrariedad del vecindario el cambio de nomenclatura se oficializó en 2015 (Gianantonio, era un médico e investigador especialista en pediatría) aunque en 2018 la Comuna 5 presentó en la Legislatura un proyecto para que la denominación fuese restituida. Esto no prosperó y en 2021, se volvió a presentar otro proyecto de ley. El desenlace, todavía es incierto.

-Los pasajes Laredo y San Carlos tienen el carácter de “privados o particulares”, por estar enrejados en sus extremos, posiblemente, para evitar la delincuencia. Ambos cuentan con varias viviendas en su interior.

-Pedro Laredo (se cree que se llama así en homenaje a un vecino, pero esto no pudo ser confirmado) termina en Díaz Vélez al 3800. Si bien es muy angosto, posee las dos clásicas veredas y la calzada en el medio. Nace enrejado, en un rincón semioculto, donde coinciden la traza del Ferrocarril Sarmiento, un pequeño tramo peatonal de la calle Bartolomé Mitre (del lado Este de la Mitre tradicional) y la propia Pedro Laredo.

-San Carlos nace en Quintino Bocayuva al 100. En este caso, es totalmente peatonal. Posee una única vereda y casas a los costados. Con formato cul-de-sac (callejón sin salida), termina en un paredón. Su extensión es de unos ochenta metros. Le debe su nomenclatura a una inmensa iglesia, la Basílica María Auxiliadora y San Carlos, que está enfrente, con entrada por Quintino Bocayuva.

Aclaraciones:

-Desde… hasta… indica la numeración oficial de la calle.
-Entre paréntesis, al final de cada línea, figura el año en el cual recibió su nomenclatura oficial.

Foto: el cartel de Gianantonio en su esquina con Medrano, indica que con anterioridad, su nombre era Ángel Peluffo.

Leave a Reply