Monumento a Güemes

Al General Martín Miguel de Güemes (1785-1821), acaso tanto como a San Martín y Belgrano, se lo reconoce por su labor en la Guerra de la Independencia. Homenajeado por sendos monumentos en su provincia natal y en Buenos Aires, en 1931, se construyó el original (Víctor Gabino, su autor), en la capital salteña. Desde entonces, luce al pie del cerro San Bernardo. En 1981, una réplica de bronce hecha por Hernando Bucci, fue donada por el gobierno salteño a la Ciudad de Buenos Aires y la misma se emplazó en el Parque San Benito de Palermo, sobre una imponente pirámide de rocas (allí mismo, pero tres años atrás, se había colocado la denominada Piedra Fundamental).

Monumento_Güemes2
Apenas ocurrió este acontecimiento, la base rocosa comenzó a ser víctima de las travesuras de quienes escalaban los 20 metros hasta acceder a la cima, y realizaban incripciones con aerosol en la pirámide y la estatua propiamente dicha. Para evitarlo, en 1998, el monumento completo fue rodeado por una reja. No obstante, los actos vandálicos no cesaron y en 2012, se robaron parte de la escultura del prócer montado a caballo: una rienda, un estribo, las espuelas y el sable. Pese a la complicada tarea -sólo el sable pasaba 42 kilos y medía 1,60 metros- el robo se concretó igual.
El reclamo de los residentes salteños en esta Capital, dio lugar a su restauración, en 2015. En febrero de ese año, las piezas faltantes fueron reproducidas y repuestas mediante una grúa de 30 metros.

Leave a Reply