FÚTBOL, TENIS Y COMERCIO

Ubicado sobre la avenida del Libertador, estuvo en la elite del balompié, pero ya nada queda de eso y en cambio, se destaca en tenis. Para conocer los motivos de la rotunda modificación, fuimos a su sede de Núñez.

El Club Atlético Comercio, nos llamaba la atención. Ubicado en una zona de alto poder adquisitivo, en Avenida del Libertador y Manuela Pedraza, tiene una marcada especialidad: el tenis. En sus instalaciones  predominan las canchas de polvo de ladrillo y éste es el deporte con el cual se lo identifica sin lugar a dudas.

Sin embargo, no siempre fue así. Fundado el 5 de junio de 1905, nació en una zona de importantes connotaciones futboleras. Cuando hace un siglo Libertador no era lo que es hoy (no estaba valorizada por opulentos edificios, su ancho era mucho menor y ni siquiera se llamaba así, sino Blandengues), en el barrio de Núñez -hacia el Río de la Plata- se amontonaban las canchas de fútbol, actividad que a fines de 1800 había sido sembrada por los ingleses locos y que velozmente se había ramificado entre los crillos. Una inmensa cantidad de clubes nació en la primera década del 1900, con el objetivo de practicar aquel deporte de promisorio futuro.
Algunos clubes fueron extinguiéndose; otros llegaron hasta nuestros días; algunos -los menos- también lo hicieron, pero ya no juegan al fútbol oficial. Según lo que vislumbramos sin estar empapados en el tema, ese pareciera ser el caso de Comercio, club que incluso llegó a participar en sus años mozos de la primera división de una joven AFA.
No obstante, desde hace varias décadas, no hay vestigios de fútbol oficial en la institución de Núñez, que al igual que algunos clubes con los que comparte origen en común, ha experimentado una reconversión y sus menesteres son totalmente diferentes a los de la fundación.

Comercio_colores

BUSCANDO LA NOTA
Un sábado a la tarde-noche, nos dirigimos a la sede de Comercio, con el objetivo de dilucidar los motivos por los cuales un club que llegó a actuar en la elite del fútbol local, modificó radicalmente su enfoque deportivo. ¿Cuándo? ¿Por qué? Estos dos grandes interrogantes, constituían la base de una batería de preguntas que deseábamos formularle a los actuales directivos. Interesados por su misterioso pasado y además por un presente que da la impresión de ser floreciente, hay que admitir que no llegamos en el mejor momento. Dicho horario -y menos un sábado- no suele ser el más atinado. Y si un recital de la banda La Berisso, está por comenzar en el Estadio Obras las dificultades podrían aumentar. En efecto, a cien metros del acceso al club, se iniciaba una larga cola compuesta por adolescentes, jóvenes y no pocos adultos con “sed” de rock and rol.
La fila no obstruía la entrada a Comercio sino que se interrumpía, continuando más atrás. En las inmediaciones, un patrullero, otro auto estacionado que emitía potente música -suponemos que de La Berisso-, gente bailando a su alrededor, chicos y chicas que consumían bebidas (cerveza en lata, brebajes en botellas de plástico cortadas al medio, quizás también jugo o gaseosas), yendo de una vereda a la otra de Libertador, comunicándose a los gritos y riendo a más no poder, componían el cuadro de situación. Y todo sucedía allí, a metros del lugar al cual nos dirigíamos, buscando que la gente de Comercio satisfaga nuestras insólitas inquietudes.

“PENSAR ES EL TRABAJO MÁS DIFÍCIL…”
Un empleado de seguridad en la casilla del estacionamiento debía desdoblarse en varias tareas: por un lado, atendía el ingreso de asociados e invitados al club, levantando y bajando la barrera. Por el otro, velaba para que la inminencia del recital no trajera consecuencias desagradables. La solicitud del baño era la más frecuente. “No, acá no se puede, este es un club privado”, explicaba aquel hombre de unos 60 años, sin perder la compostura.
Las esperanzas de conseguir una entrevista en dicho contexto, no eran alentadoras. Sin embargo, procedimos a transmitirle al hombre, la razón de la visita. Segundos después que le entregáramos un ejemplar de la revista de BACN, penetró en la casilla. Nos quedamos afuera, esperando que a la brevedad nos informara si podíamos pasar, o qué día podríamos volver.  Un minuto más tarde salió con una tarjeta: calculamos que sería el teléfono de la secretaría. Como estaba bastante oscuro, le agradecimos y la guardamos. A punto estábamos de partir, cuando nos detuvo. “Yo también soy periodista”, dijo, sugiriéndonos que miráramos mejor la tarjeta. Sorprendidos, leímos: Eduardo “Guti” Gutiérrez. Periodista. Río Grande, Tierra del Fuego. Dos números de teléfono y su foto en una emisora radial. Del lado inverso, el correo electrónico, el nombre y el  horario de su programa: La vidriera radio magazine. Lunes a viernes de 12 a 14.  por www.RDA365.com.

guti
Y una leyenda: “Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizás sea ésta la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen”.
Eduardo estaba contento por haber hallado colegas en`circunstancias donde difícilmente hubiera imaginado que eso aconteciera. La satisfacción fue recíproca, pero aparte, había extrañeza en nosotros. ¿Un periodista fueguino trabajando como empleado de seguridad en Buenos Aires? Evidentemente, era así.
Eduardo nos anotó el teléfono de la secretaría, para que que llamemos de lunes a viernes a fines de pactar la entrevista con las autoridades. Asimismo, y sin desatender su función en la portería en ningún instante, solicitó que le diéramos nuestro número de celular. Lo agendó y con total confianza, dijo que nos mandaría un whatsapp. Un minuto más tarde reanudamos la marcha y a la media hora, entró el mensaje: “Hola. Msn para que me agendes. Eduardo Gutiérrez”. Dos días después, el lunes, un nuevo whatsapp. Y el martes, uno más. Ambos, poco antes del mediodía. Era Guti, que valiéndose de dicha herramienta, promocionaba artesanalmente su audición. “Echale un vistazo a Vidriera Radio Magazine”, recomendaba, junto al link del twitter y la web de la radio.
El miércoles ya no hubo más mensajes. Por razones horarias y técnicas, no nos fue posible escucharlo, aunque nos hubiera gustado. Seguramente habrá más oportunidades de hacerlo, como también de volver a cruzarnos muy pronto con el sorprendente Guti.

Foto camiseta: agradecimiento  amateurismoencolores.blogspot.com.ar

Leave a Reply