En las entrañas del legendario Alumni (tercera parte)

Los dos capítulos previos resultan una más que digna introducción, aunque de ninguna manera alcanzarían para dimensionar la magnificencia que este equipo fue capaz de promover en los albores del fútbol argentino, y cuya leyenda está más latente que nunca gracias al Museo que hace 13 años, creó la directora del Buenos Aires English High School dentro del mismo establecimiento de la calle Melián.

20170808_132552
Durante la visita que efectuamos, recopilamos numeroso material fotográfico, al margen de los obsequios que nos hizo Estela -la directora-  y que ya detalláramos en nuestra anterior entrega.
A medida que describamos el contenido del Museo, alternaremos algunos comentarios de los grandes hitos de Alumni en su corto pero imborrable paso por el balompié local.

SUS TITULOS. Obtuvo el campeonato de Primera División en 1900, 1901, 1902, 1903, 1905, 1906, 1907, 1909, 1910 y 1911. Ganó la Copa de Honor en 1905 y 1906; la Copa Competencia Jockey Club en 1907, 1908 y 1909; y la Cup Tie Competition en 1901, 1903, 1906, 1907, 1908 y 1909 y la Copa de Honor Cusenier en 1906.

20170808_132752

ENTRE LAS NOTAS PERIODÍSTICAS halladas, hay una a su arquero Emilio Bolinches, que pasó por el club en su último año: 1911. La nota es de un periódico de 1975. ¿Su título? “Señores, yo fui arquero de Alumni”.

20170808_132049

FÚTBOL Y FAIR PLAY. Su espectacular desempeño colectivo e individual, así como su inclinación por el juego limpio lo enaltecieron más que a ningún otro, pero esto último, a su vez, fue el factor que terminó por alejarlo de la práctica oficial e incluso, incidió en su disolución como club. Aunque parezca mentira, ya en la primera década del siglo pasado, sus integrantes condenaron una tendencia cada vez más más marcada: Watson Hutton, los hermanos Brown y compañía, veían que la práctica del balompié estaba convirtiéndose en un juego donde prevalecía el dinero, en contraposición al amateurismo puro que reinaba unos años atrás. La rudeza cada vez mayor con que los alumnistas eran tratados por sus rivales también aceleró su automarginación.

20170808_132202

UN SECTOR referido a los edificios que el BAEHS tuvo a lo largo de su historia posee un lugar destacado. Se lo detalla mediante fotos, reseñas y un cuadro didáctico. El colegio funcionó en Perú 253 (1884), Montes de Oca 21 (1886), Santa Fe 3590 (1892) y Melián 1880 (1906).

EL PRIMERO DE TODOS. Alumni fue el primer conjunto local que logró derrotar a un extracontinental. Diversos cuadros ingleses, hasta 1906, solían visitar nuestro país y vencer a los equipos argentinos en cotejos amistosos. En ese año, Alumni le ganó 1 a 0 a un combinado de británicos que representaban a Sudáfrica. El gol lo marcó Alfredo Brown.

20170808_132213

EL PERSONAJE al que más espacio le dedica el Museo es, desde luego, Alexander Watson Hutton, su fundador,  posteriormente denominado “padre del fútbol argentino”. Se puede hallar material abundante de él y su familia, tanto de su juventud  como en su vejez. Don Alejandro nació en 1853 en Glasgow, Escocia, y falleció en Buenos Aires en 1936.

LA LEYENDA DE LOS BROWN. El hecho de que cinco hermanos hayan jugado juntos simultáneamente en el mismo equipo, también constituye un récord. Esto fue lo que lograron Jorge, Carlos, Alfredo, Ernesto y Eliseo Brown (también lo hizo un primo, Juan). De ellos el que mayor trascendencia alcanzó fue Jorge, un sensacional caudillo tanto en su club como a nivel internacional. Se retiró en 1916, cuando Alumni ya se había disuelto, actuando para Belgrano Athletic, el clásico rival.

20170808_132600

LAS FOTOS de diferentes formaciones del equipo a través de los años son para hacerse un festín. La mayoría, inéditas: jamás fueron publicadas en diarios, revistas o  libros. En una de las más antiguas está Diego Brown, el padre de los famosos hermanos (de inmenso bigote), compartiendo team con varios de sus hijos.

EL FINAL. En 1911 conquistó su último título, ya con menor recambio, pues a diferencia de otros que sí sumaban jugadores de diversos equipos, Alumni se abastecía sólo de los que asistían o habían asistido al BEAHS.

20170808_121047
En 1912, dejó de participar. Al no presentarse a sus tres primeros compromisos, la AAF lo dio de baja. En abril de1913, directamente dejó de existir como club. Su disolución fue tan lánguida, que a la asamblea que iba a tratar el cierre, sólo concurrieron 7 socios, cuando el mínimo reglamentario era de 15. El dinero que había en sus arcas, lo repartieron entre instituciones evangélicas, de salud y entidades benéficas.
Aisladamente, sí jugó algunos amistosos más, a beneficio, hasta 1923. Desde luego, el colegio que lo había cobijado desde su nacimiento, conducido por Watson Hutton, continuó firmemente con su labor educativa hasta nuestros días.

20170808_121308

UNA CAMISETA ENMARCADA de Jorge Gibson Brown  llama la atención. Da toda la impresión de ser una casaca original. Sin embargo, es una fotografía tan bien arreglada que no es sencillo darse cuenta a simple vista. Ocupa un espacio especial con mucho material del astro rojiblanco más notable.

APORTE CELESTE Y BLANCO. A la Selección Nacional le dio cantidad de jugadores: cuatro de los hermanos Brown (Alfredo, Eliseo, Jorge y Ernesto), su primo Juan, y todos estos nombres y apellidos: Carlos y Walter Buchanan, Eugenio y Juan Moore, Buruca Laforia, Patricio Browne, Weiss, Lett, Hermann, Arnoldo Watson Hutton, Jacobs, Ross, Campbell, Lawrie, Tomás González, Dickinson, Peel Yates y Max Susan.

20170808_132258

LAS NOTAS Y RECORTES PERIODÍSTICOS se aprecian a cada paso. Las hay a color y en blanco y negro; de periódicos antiguos, pero también actuales, como una nota conmemorativa publicada por Olé. Y hasta un periódico zonal (“El Barrio”) le dedicó hace poco una tapa, cuyo título es: “De Coghlan salió el viejo campeón”.

20170808_132703

DE ROJO Y BLANCO. Su legado fue tan importante, que varios clubes fundados simultáneamente o con posterioridad a la huella que dejó, optaron por utilizar sus colores: Estudiantes de la Plata, Barracas Central, Unión de Santa Fe, Insituto de Córdoba y San Martín de  Tucumán, son los ejemplos más notorios.
Otras instituciones eligieron ponerse el mismo nombre: los ya desaparecidos Boca Alumni (con cancha en la Isla Maciel), Alumni de Olivos, Alumni de Urquiza… En el Interior, el caso de mayor relevancia es el de Alumni de Villa María, Córdoba.

20170808_132123

LA CANTIDAD DE TROFEOS y medallas es sensacional, considerando el tiempo relativamente escaso en el cual compitió. La “vedette” es una gran copa, impecablemente lustrada, que la AAF le otorgó cuando Alumni obtuvo tres títulos de Primera División (foto). También se conservan premios y cuantiosos recuerdos que no pertenecen al fútbol oficial sino a la escuela en general.

REDONDA POR OVALADA. El equipo de rugby que participa en los torneos de la UAR es otra de las consecuencias de su paso inolvidable por el deporte. En 1951, el BAEHS, aceptó la propuesta de un grupo de ex alumnos, de refundar el club, aunque para practicar rugby. Así nació la Asociación Alumni, que adoptó idénticos colores y diseño, tomó la posta del juego limpio, y  heredó  el que fuera el primer clásico de la historia de nuestro fútbol: Alumni versus Belgrano Athletic.

20170808_132148

Leave a Reply