El corto pasaje de Nueva Chicago por Primera C.

Entre los datos de la trayectoria de Nueva Chicago en el fútbol oficial, figura un antiguo paso por la Primera C. El breve período en el cual los de Mataderos actuaron en la que entonces era la tercera categoría de la AFA (hoy es la cuarta, desde que el Nacional B fue implantado en 1986), tuvo lugar entre 1938 y 1940. Chicago ha estado emparentado con el ascenso desde hace mucho tiempo, pero su ligazón, era con el torneo de la B especialmente. Por eso, con excepción de los simpatizantes verdinegros, tal vez no sean tantos los futboleros que sepan que Chicago militó en la Primera C en la era profesional.

En la era amateur había vivido su período de esplendor. Durante gran parte de la década del ’20 se mantuvo en Primera y también permaneció en esa divisional desde 1931, cuando amateurs y profesionales se separaron y Chicago se decidió por seguir en el primer grupo. Además, en 1933 salió campeón de la Copa Jockey Club.

Tras la fusión de 1934 y la creación de la AFA actual, fue bajado a Segunda y allí continuò hasta 1937, año en el cual, su bajo puntaje determinó que debiera descender a Tercera División (más adelante, llamada Primera C) junto con Sportivo Alsina y Sportivo Barracas (que directamente optó por desafiliarse).

Chicago, entre 17 participantes, había ocupado el puesto número 15. Cosechó 13 puntos, uno menos que Banfield, Barracas Central y Estudiantil Porteño, clubes que lograron conservar la categoría. Pero el Torito descendió y debió luchar por tres temporadas para regresar. En la inicial (1938) salió noveno. En 1939 estuvo muy cerca: igualó el primer puesto con Boulogne y al cabo de tres partidos de desempate (ganó uno y perdió dos), quedó establecido que siguiera en Tercera División.

Pero la revancha llegaría en 1940. Entre 10 equipos, los de Mataderos sacaron cómodamente el primer lugar, aventajando por siete puntos a Sportivo Alsina. Sobre 18 partidos, ganó 15, empató dos y sufrió una derrota. Allí quedó definitivamente archivado su paso por esta categoría. A partir de 1941 mantuvo tal continuidad en la Segunda División (más adelante Primera B) que no salió de ella hasta 1981, temporada en la que obtuvo el pasaje al círculo privilegiado por primera vez en la era profesional.

Después sí, su inestabilidad deportiva lo llevó a cambiar varias veces de nivel, alternando entre Primera A, Nacional B y Primera B, aunque más allá de que esta último es considerada una tercera categoría, ya nunca volvió a aquella antigua y poco recordada  Primera C que lo albergó a lo largo de tres años. ¿Otra curiosidad? De los diez equipos que formaron parte de ese torneo de 1940, sólo dos continúan en el fútbol de AFA: uno es Chicago; el otro, Justo José de Urquiza, que terminó en la última posición pero al no haberse creado todavía la Primera D, no descendió.

Leave a Reply