DEPORTE PORTEÑO

CHACHO CABRERA: UNO DE LOS PIBES DEL RIVER CAMPEÓN DEL ’75

En 1974, Rubén Mario «Chacho» Cabrera debutó en la primera de River. Producto del semillero riverplatense, empezó dando sus primeros pasitos en el plantel superior, hasta que en 1975, su apellido –al igual que el de una decena de compañeros- cobró más notoriedad de lo habitual. Es que en la anteúltima fecha del Metropolitano, los titulares de River se ausentaron por una célebre huelga de profesionales que abarcó al fútbol local, y un grupo de juveniles enfrentó a Argentinos en el estadio de Vélez. El resultado fue un 1 a 0 a favor del Millonario, victoria gracias a la cual le puso cierre a un período de 18 años sin vueltas olímpicas. Hoy, el Chacho Cabrera rememora esos tiempos.

«Llegué a River con edad de séptima división, allá por el ‘70, ’71, con Osvaldo Diez y Delem como técnicos. En 1974, estando en quinta, Sívori, el DT de la primera, me lleva a debutar, con 18 años. Estaban Morete, Di Meola, todos los monstruos de ese momento. En el ’75 nos toca el famoso partido de la huelga. Yo ya había jugado en primera, aunque después, cuando llegó Labruna, me bajó otra vez a mi división junto con otros chicos. Ahí se produce ese hecho y ese partido, el del gol de Bruno, la verdad que nos marcó un poco. Antes hicimos una votación y yo voté por no jugar. Creo que inconscientemente pensé que me podía perjudicar. Yo ya había jugado en primera, hasta me habían convocado a una selección juvenil y estaba para dar el salto. Después de esa noche, es como que quedamos medio marcados todos, no sé por qué… Nosotros éramos amateurs y no teníamos nada que ver pero la mayoría de los que jugamos con Argentinos, después nos tuvimos que ir de River. Yo no me fui, me fueron, y estando en un excelente nivel para pelear el puesto. No te digo que era un Alonso o un Sabella, que estaban más arriba que yo, aunque para integrar el plantel estaba… Me quedó un sabor amargo. No quería jugar más. Me vino a buscar Lanús –yo era del barrio- y me terminé yendo a Italiano, donde estuve ocho años».

Entre 1976 y 1983, Italiano, que militaba en la vieja Primera B, fue su equipo. En 1984 pasó a El Porvenir, también en la misma divisional, y en 1985, firmó para Excursionistas en Primera C. Esa fue su última temporada en la Argentina. A continuación, más de sus frases y opiniones.

“Vuelvo a Italiano a principios del ‘85 y me comenta D’Antonio –el presidente- que me quería Excursionistas, que aunque estaba en una división menor quería formar un equipo para ascender. Yo tenía un buen recuerdo del club, ya que cuando estaba en inferiores de River íbamos a veces a jugar en Excursio. Me entrevisté con algunos dirigentes: Gorsd, Pita y creo que Capobianco. Me hablaron del proyecto y los jugadores que habían traído y me convencieron para firmar. Se había formado un buen equipo y empezamos muy bien el campeonato”.

“Un muy buen recuerdo es un partido con Deportivo Merlo en cancha de ellos, que ganamos 4 a 3. Hice dos goles de cabeza. La hinchada era numerosa y muy seguidora, y el aliento que se sentía especialmente de local era algo muy lindo. Ese ambiente cuando entraba a la cancha era algo muy especial y un grato recuerdo”.

“Lo peor fueron los cuartos de final con Almagro, un día de mucha lluvia, que perdimos la chance de ascender (Excursionistas perdió 2 a 1 como local). Nos perjudicó mucho el estado del campo y quedamos con un sabor muy amargo porque estábamos para salir campeones. Algo malo que viví en el club, tuvo que ver con una lesión que sufrí en cancha de Argentino de Quilmes. Me pegaron una patada en la cara. Tuve fractura de tabique, lo que en mi vuelta me impidió llegar al muy buen nivel que venía teniendo. Considero aceptable mi paso por el club, me hubiera gustado quedarme por la revancha pero al año siguiente viajé al exterior, y terminé mi carrera”.

«En el ’85 viví la alegría de ser testigo del último partido de René Houseman. El Loco jugó contra Armenio, por primera y única vez para Excursio y después se retiró. Yo también integré ese equipo. Conservo el recuerdo del diario Crónica, con la síntesis del partido. En 1986 fui al Portuguesa de Venezuela pero había muchos problemas de pago. Después pasé al Aucas de Ecuador y tampoco jugué mucho. No tuve suerte en esos dos equipos. Ese mismo año dejé, cansado y medio mal con fútbol. Pasaron cuatro o cinco años más, hice el curso de técnico y empecé otra vez”.

“En la dirección técnica, empecé en infantiles de Racing y luego dirigí por unos 25 años y me desempeñé como técnico alterno de Rodolfo Della Picca en numerosos clubes del ascenso. Antes de la pandemia fui muchas veces al Bajo. Me quedó pendiente haber sido el DT de Excursionistas, en algún momento estuve cerca de serlo. De mis ex compañeros tengo contacto con Marcelo Carrasco, como para recordar aquellos momentos. Un fenómeno como jugador y persona. Actualmente vivo en Caballito, y tengo una pequeña empresa metalúrgica”.

Foto: River forma en el vestuario, antes de vencer 1 a  0 a Argentinos en el ’75. Además de Cabrera (el tercero de los hincados desde la izquierda) actuaron aquella noche estos juveveniles: Alberto Vivalda, Rodolfo Raffaelli, Orlando Ponce, Fernando Zappia, Luis Jometón, Bargas, Rubén Bruno, Luis Giménez, Pedro Gómez y Fernando Groppa. En el segundo tiempo entraron Gigli y Labonia.

Leave a Reply