DEPORTE PORTEÑO

Clubes chicos de corazón gigante

Hoy: Excursionistas en 1999/2000 (segunda parte)

En la primera parte del torneo, el rendimiento de Excursionistas fue apenas discreto, tanto a nivel colectivo como en general, en lo individual. Pero cuando tras la asunción de Néstor Rapa se produjo un gran repunte, algunos jugadores que poco se habían destacado, también tuvieron una importante levantada. Fue el caso de Hugo Da Silva, delantero de nacionalidad angoleña. Procedente de Comunicaciones, hasta el receso había jugado doce partidos y convertido cuatro goles. A continuación, a la par de lograr un rendimiento que la hinchada albiverde aplaudió con fervor, metió nueve goles más. En dos partidos, con Barracas (4-1) y Midland (5-1) anotó en tres oportunidades en la misma tarde. Sería su única temporada en el club. Su carrera prosiguió en entidades de Grecia, Portugal y España. Una vez retirado, se abocó a la música.

También de Comunicaciones arribó Gustavo Molini. Al igual que Da Silva y que otros compañeros,  mucho creció su nivel en la segunda parte del torneo. No había anotado previamente al receso, pero tras la reanudación convirtió ocho goles, tres de ellos, en un mismo partido (3-2 a Liniers). En su caso, luego de esta campaña, tuvo un efímero paso por San Miguel (Nacional B), aunque regresaría para el segmento final de 2001, coronándose campeón del Clausura y permaneciendo en el club por otras dos temporadas.

Dos futbolistas que arribaron desde un mismo destino fueron Aliende y Della Marchesina. Ambos llegaron de San Martín de Burzaco de la mano del técnico De Gregorio, aunque el Polaco, en el medio, tuvo una temporada en Banfield (Nacional B), donde no actuó en su primera división. Sin grandes estridencias al principio, lo que después aconteció con Della Marchesina en Excursionistas fue extraordinario. El volante ofensivo alcanzó un altísimo rendimiento, tanto en este como en sucesivos torneos. Jugó en el CAE hasta 2011/2012, con un paréntesis entre 2002 y 2005, donde pasó por Estudiantes de Caseros, Temperley y el fútbol venezolano. Aliende también se destacó con creces en su función de hombre de punta. Totalizaría 29 goles en sus tres temporadas con la casaca albiverde.

No es común que un técnico cambie al arquero en el transcurso del cotejo, y menos, no habiendo lesión de por medio. Sin embargo, frente a Riestra (abril de 2000), Néstor Rapa dispuso que Francisco Berscé ingresara por Zeger Frelier cuando los tres puntos ya estaban asegurados (el Verde goleó 5 a 1). Hubo una razón concreta en esta decisión, pues Berscé había arrancado el campeonato como titular, pero una lesión lo obligó a parar y en diciembre del ’99, jugó su último partido. Ya recuperado, ante una ovación en el Bajo Belgrano, se realizó el cambio por Frelier, cuya actuación coincidió con los diez partidos que Excursionistas ganó en forma consecutiva. A la fecha siguiente, con Dock Sud, el Pepi volvió a ser titular.

Como consecuencia de los incidentes producidos luego del 1-1 con Comunicaciones, el campeonato estuvo detenido casi un mes. La repercusión de los desmanes fue tanta, que Futbolistas Argentinos Agremiados declaró una huelga que abarcó a todo el fútbol de AFA. En el lapso sin actividad oficial, a Excursionistas se le impuso la quita de 21 puntos, medida que lo dejó totalmente fuera de competencia en su objetivo de clasificar para el torneo reducido. El 23 de abril fue el encuentro en el Bajo Belgrano con el conjunto de Agronomía. El 20 de mayo, ya sin chance, recibió a Liniers en Pampa y Miñones.

En el marco de los efectos causados por estos incidentes, mucho se habló de que el equipo no debió haber sufrido semejante penalidad por actos de violencia en los cuales los jugadores permanecieron al margen. Por lo tanto, ante Ituzaingó, el plantel estrenó una camiseta de color negro, con la inscripción “Yo no soy culpable”.

Foto: Excursionistas 5-Riestra 1, en 2000. (Youtube Ascenso Noventoso).

Leave a Reply