DEPORTE PORTEÑO

Clubes chicos de corazón gigante

Hoy: Excursionistas en 1995/96

El descenso no impidió la continuidad del técnico Darío Espósito, quien había logrado que el equipo llegara con ilusiones de salvación hasta la última fecha del torneo de la B Metropolitana. En la vuelta a la C, Excursionistas se encontró con una campeonato que proponía Apertura y Clausura, y un octogonal por el segundo ascenso, más una chance extra por otra plaza en la B, que recién se conoció con el certamen finalizado.

Altas y bajas.

Varios futbolistas dejaron la institución tras la temporada precedente. Hubo casos emblemáticos, como el de Germán Gorsd, que pasó a Italiano luego de una larga trayectoria en el club, y el del Beto Horvath, que colgó los botines. ¿Otros alejamientos? Frías, Diego Gómez, Lúquez, Martín, Maslauskas, Mazza, Sosa, Testa, Savva, Tremonti y Tedini. Los tres últimos (arqueros, dos de ellos), se habían marchado antes de que concluyera la temporada.

Entre los refuerzos, estuvieron Frágola (Platense), Gallardo (Central Ballester), Giles (Colegiales), Ibarra (Villa Dálmine), Messina (Estudiantes), Pastorini (Comunicaciones), Santucho (Juventud Unida), Serrano (Defensores) y el arquero Gervasi (Brown de Adrogué).

Rápida desilusión.

Se esperaba que luego de hacer un papel decoroso en una categoría superior sobre el cierre de 1994/95, Excursionistas luchara en los primeros lugares en su vuelta a la divisional. Sin embargo, las cosas no funcionaron de acuerdo a ese pensamiento y Espósito dejó su puesto en la décima fecha, al cabo de un empate en uno, ante J. J. Urquiza en Pampa y Miñones. Hasta este cotejo, la campaña tenía estos números: dos triunfos, ambos como visitante (1-0 con Luján y 2-1 ante Paraguayo en Lugano), cuatro empates, todos por 0 a 0 (con Deportivo Merlo en el Oeste, Midland de local, Brown de local y San Telmo, también en el Bajo Belgrano) y cuatro traspiés (0-1 con Puerto Nuevo en Campana, 0-4 con Barracas en Barracas y 1-2 con Lamadrid en Devoto).

Tras la partida de Espósito, la Subcomisión de Fútbol tomó las riendas y así se mantuvo por ocho partidos, hasta el cierre del Apertura. En el inicio de este lapso el Verde logró dos victorias en fila (4-0 ante Argentino en Merlo y 1-0 ante Flandria como local) aunque luego regresó a la irregularidad, con estos resultados: 1-1 con Ituzaingó en el Oeste, 1-2 con Campana en Belgrano, 0-0 con Berazategui en el Sur, 0-1 con Riestra como local, 1-2 con Alem en General Rodríguez y 3-0 con Liniers de local.

Atlético Campana ganó el Apertura con 36 unidades, 14 más que Excursionistas, que terminó en la decimosegunda posición, compartida con Liniers.

Cambio de mando.

Para el Clausura se produjo la contratación de Luis Nicosia. Con el flamante entrenador el panorama ofrecía mejores perspectivas. Hasta la quinta fecha, Excursionistas mantenía su invicto, compuesto por tres empates (1-1 con Lamadrid en Belgrano, 0-0 con Merlo de visitante y 0-0 con Midland en Libertad) y dos triunfos (4-2 con Luján y 4-3 ante Puerto Nuevo, ambos en condición de local).

A continuación perdió con Brown en la cancha de Temperley (1-2), lo que significó el origen de una racha negativa en el transcurso  de la cual el club volvió a cambiar de entrenador. Un empate con Barracas (2-2 en el Bajo), otro frente a San Telmo (0-0 en la Isla Maciel) y un 2-3 con Paraguayo de local cerraron el breve ciclo de Nicosia.

La Subcomisión de Fútbol asumió la conducción por otros tres partidos, en los cuales el equipo obtuvo estos tres resultados: 1-1 con J. J. Urquiza en Loma Hermosa, 2-2 con Argentino de Merlo de local y 0-2 con Flandria en Jáuregui.

Quedaban siete partidos y la elección para el nuevo DT recayó sobre Jorge Dubanced, ex delantero albiverde en 1981, que debutó con un 3-0 ante Ituzaingó de local. Pero si todavía había chances de ingresar al reducido, éstas se esfumaron pronto, pues el equipo sufrió tres derrotas consecutivas: 1-2 con Campana de visitante, 0-2 con Berazategui de local y 0-1 con Riestra en el Bajo Flores.

Un triunfo en la anteúltima fecha ante Alem en el Bajo Belgrano (2-1) levantó un poco los ánimos, porque el rival tenía una excelente colocación y, de hecho, fue el campeón del Clausura. Sin embargo, el Verde se despidió con otra derrota, 3-1 ante Liniers, en La Matanza, culminando este torneo  en la decimoquinta ubicación y 19 puntos, 20 menos que Alem.

Otra oportunidad.

La final por el título la ganó Campana, ascendiendo en forma directa a la B, en tanto Lamadrid tras superar a Berazategui en la final del octogonal, también subió. Lo sorprendente, es que más de dos meses después de su último partido, Excursionistas (y los equipos de todas las divisionales que no subieron) jugaron un Reclasificatorio para completar plazas faltantes en categorías superiores. El Verde se midió con Brown de Adrogué pero no consiguió pasar de fase. Empataron 0-0 en cancha neutral (Riestra en este caso) y en la definición desde el punto penal, quedó eliminado al perder 4 a 2.

Leave a Reply