DEPORTE PORTEÑO

Clubes chicos de corazón gigante

Hoy: Excursionistas en 1990/91

Mediante una renovación que abarcó tanto al plantel como al cuerpo técnico, Excursionistas encaró una temporada que tenía un condimento extra: el descenso de Defensores de Belgrano a la C, circunstancia que propició la disputa del clásico barrial después de 19 años sin que se vieran las caras.

Guillermo Tuya dejó de ser el entrenador y en su lugar se produjo la asunción de Edgardo Marchetti, a la inversa de lo sucedido en 1983, cuando tras la renuncia de Marchetti y su ida a Almagro, Tuya se había puesto el saco de técnico.

Altas y bajas

La ambición por ascender de categoría se tradujo en que el esfuerzo de la Comisión para armar un plantel competitivo, fuera quizás el más importante en muchos años. Más allá de los jugadores del club, de la temporada anterior fueron sólo dos (Seria y Toledo) los que continuaron. En cambio, una legión de refuerzos, muchos de renombre, arribó a Pampa y Miñones: Alderete y Caligiuri –que ya había estado en 1983- (Chacarita), Ricardo Pérez, Bustingorria, Elguezábal, Mangieri y el arquero Orsi (Ituzaingó), Cortés –que ya había estado dos temporadas atrás- (Tristán Suárez), Cufone (Dock Sud), De Ángelis (Berazategui), Galbán (Nueva Chicago, y una larga trayectoria en Defensores de Belgrano), Maidana (Muñiz) y Monroig (Estudiantes).

Párrafo aparte merece la incorporación de Oscar Fonseca Gómes. También procedente de Ituzaingó, había dejado la brillante estela en su paso por el Excursionistas versión ’82, luego de lo cual jugó en Chacarita y demás entidades de divisionales superiores, incluso la Primera División, donde actuó utilizando la casaca del Funebrero y la de Vélez. La vuelta del sensacional wing izquierdo, el plantel de jerarquía que se conformó y la caída de Defensores a la C, motivaron en gran medida a un público que no se acostumbraba aún a saborear el gusto amargo de recibir un golpe tras otro, habida cuenta de la frustración de acumular ya casi dos décadas en Primera C.

Un buen arranque

El esfuerzo dirigencial tuvo eco en el campo de juego. Con cuatro puntos en las dos primeras fechas Excursionistas sacó chapa de candidato. Argentino de Quilmes (1-0 en el Bajo) y Claypole (2-0 en el Sur) quedaron en el camino. Sin embargo, una incalculada derrota ante Lugano (0-1) dejó azorada a la gente que acudió a Pampa y Miñones en la tercera fecha. En la cuarta el Verde empató 1 a 1 con Sarmiento, partido donde se produjo el reestreno en la red de Fonseca, autor del único gol visitante en Junín.

A continuación los de Marchetti dejaron atrás a Tristán Suárez (3-1) e igualaron con San Telmo (1 a 1) en la Isla Maciel. Otro triunfo de local ante Flandria (1-0) contribuyó a que el encuentro de la octava fecha fuera esperado con enormes expectativas: el rival era nada menos que Defensores. Excursionistas ganó el clásico 3-1 en el propio estadio de Núñez, acompañado por una multitudinaria convocatoria en el sector visitante. La extraordinaria celebración del 1º de septiembre prometía trasladarse al campeonato en general. No obstante, en la fecha siguiente Excursionistas se topó con Cambaceres, al que no logró derrotar como local. El empate en cero no fue una casualidad, ya que los de Ensenada demostraron ser una escuadra poderosa, y no sólo le impidieron saltar a la punta ese día a los Villeros, sino que, cada vez más afianzados en lo alto, ganarían el título con varias jornadas de anticipación.

El Verde, en cambio, luego del éxito en Núñez, no consiguió afirmarse en relación a las expectativas. Se acomodó en los primeros puestos, eso sí, aunque dejó de lado puntos vitales a la hora de discutirle a Cambaceres la chance de la vuelta olímpica. Un triunfo en Liniers (1-0), un empate como local con Argentino de Merlo (1-1), una victoria ante Alem en General Rodríguez (2-0), otra en el Bajo ante Comunicaciones (3-1), un empate en Zárate (0-0) y una victoria de local ante Midland (2-0), mantuvieron a Excursionistas tras los pasos de Cambaceres, pero una seguidilla de tres empates en fila (1 a 1 en el Docke, 1 a 1 con Luján de local y 0 a 0 con Colegiales en Munro) hizo que mermaran las posibilidades de luchar por el título.

Pese a que en la primera jornada de las revanchas un triunfo (1 a 0) en la barranca quilmeña reavivó la motivación, de inmediato sobrevino la irregularidad, lo que se reflejó en estos resultados: Claypole (1-1 de local); Lugano (2-1 de visitante); Sarmiento (0-0 de local); Tristán Suárez (1-1 de visitante); San Telmo (1-2 de local); y Flandria (1-0 de visitante). Tras este encuentro, el certamen entró en receso hasta febrero.

En su primer partido del ’91, Excursionistas viajó a Ensenada, donde el puntero Cambaceres se impuso por un 3-1 sin atenuantes. Si al Verde le quedaban ciertas esperanzas de darle alcance, estas se desvanecieron con la derrota. Días más tarde los de Marchetti volvieron a sumar de a dos ante Liniers (2-0) pero a la fecha siguiente, un categórica en Merlo (1-4 con Argentino) determinaron el alejamiento del técnico.

Con el regreso de Guillermo Tuya al banco, el Verde recibió a Defensores el miércoles 6 de marzo, partido que terminó empatado en un gol y que tendría que haberse jugado  el 16 de febrero, pero fue postergado por una inhabilitación momentánea que sufrió Pampa y Miñones. Tanto uno como otro, lejos estaban ya de la punta. Las siete fechas restantes, le sirvieron a Excursionistas para tratar de consolidarse con vistas al octogonal por el segundo ascenso. En este último tramo, obtuvo estos resultados: Alem (1-0 de local);  Comunicaciones (0-1 de visitante); CADU (0-2 de local); Midland (1-1 de visitante); Dock Sud (3-3 de local); Luján (0-0 de visitante); y Colegiales (1-1 de local).

Temprano a casa

Excursionistas terminó en el tercer lugar –compartido con Luján- diez puntos por debajo del campeón. Esta posición lo llevó a medirse con Colegiales en los cuartos de final. La ida se disputó en el estadio Chacarita, de donde el Verde se trajo una victoria por 1 a 0 en condición de visitante. El sábado siguiente fue local en Tigre, pero contra los pronósticos alentadores, un rival a priori inferior, consiguió eliminarlo. El Tricolor ganó 1 a 0 en el tiempo reglamentario y las ejecuciones desde el punto del penal, le dieron a los de Munro el pasaje a la siguiente ronda. Sarmiento, que en cuartos marginó a Defensores, en semis a Luján y en la final a Comunicaciones, subió a la B Metropolitana.

Leave a Reply