DEPORTE PORTEÑO

Clubes chicos de corazón gigante

Hoy: Excursionistas en 1988/89

Después de tres años se produjo un cambio sustancial en la conformación del cuerpo técnico. Armando Ricardo Della Vecchia, entrenador de dilatada trayectoria en el fútbol de ascenso, suplantó a Oscar Gómez, que había comenzado su periplo albiverde en 1985 junto con Perfecto Rodríguez, y que cumplió su ciclo luego de que sus equipos fueran protagonistas de todos los campeonatos en los cuales intervino en ese lapso.

Altas y bajas

El plantel también tuvo modificaciones significativas, ya que junto con Della Vecchia llegaron muchos refuerzos, varios, jugadores que el técnico conocía por haberlos dirigido en otras etapas. Los que firmaron para Excursionistas este año fueron: Abt (arquero procedente de Tristán Suárez); Aragón (Cambaceres); Bolado y Cabuche (Luján); Cortés (Comunicaciones); Eckerdt y Romero (Colegiales); Horacio González y Adrián García (San Miguel); Lamadrid (Dock Sud); Toledo, Ojeda, Rojas y Roldán (Alem); y el efímero regreso –dado que unos meses después volvería a irse- de Patricio Sayegh, tras su paso por las canchas de Israel.

Se desvincularon del club: Daniel Acosta, Cáceres, Commidari, Corrales Velloso, Claudio Gómez, Claudio Godoy, Herrera, Milano, Musi, Oriente, Paz, Rapa y Robledo.

Idéntico formato que en las últimas temporadas tuvo este certamen: todos contra todos a dos ruedas, un campeón directo y otro ascenso mediante un octogonal compuesto por los clasificados entre el segundo y el noveno puesto.

Gran renovación

En Excursionistas generó expectativas la renovación del plantel y la llegada de un entrenador de paso exitoso por diferentes instituciones, aunque la desazón por la seguidilla de finales perdidas en los últimos años, también hizo mella en el ánimo de los simpatizantes.

El remozado equipo hizo su presentación en Agronomía, donde Comunicaciones le propinó un fuerte revés: 3-1. En el próximo encuentro no pudo con Brown en Adrogué (2-2) y recién en la cuarta fecha (porque la segunda se postergó), en su debut como local, supo lo que era ganar, al imponerse 2-0 a Muñiz.

Cuando al fin se jugó la segunda fecha, Berazategui lo venció en el Bajo Belgrano (1-0), suceso que acentuó la impaciencia del público. No obstante, una serie de cinco victorias en fila, ante Lugano (3-1), Dock Sud (2-1), Luján (3-2), Tristán Suárez (2-0) y J. J. Urquiza (2-0) hizo que se aplacara el descontento.

Pero cuando la ilusión resurgía, otra racha, esta vez negativa, desaceleró el impulso triunfal. El Verde no pudo ganar en sus próximos cinco cotejos: ante Ituzaingó (1-2), Sarmiento (2-3), Claypole (0-0), Cambaceres (0-3), Alem (2-2) y San Telmo (0-0), el equipo se subió a un tobogán  que lo alejó de la lucha por el campeonato, si bien, siguió prendido entre los candidatos a clasificar para el reducido.

Los dirigidos por Della Vecchia volvieron a la victoria frente a Flandria en Pampa y Miñones (3-0). A continuación derrotaron a Colegiales en Munro (1-0) y un empate sin tantos ante Argentino de Quilmes  cerró la rueda inicial.

El optimismo cundió gracias a una goleada por 6 a 0 frente a Comunicaciones, en la primera fecha de las revanchas. Tras un empate en Berazategui (1-1) vinieron tres éxitos consecutivos: Brown (1-0), Muñiz (2-0) y Lugano (5-1). Después, hasta la finalización del certamen propiamente dicho, nunca más podría ganar ni siquiera dos veces de manera consecutiva. Así, Excursionistas alternó triunfos, empates y derrotas, cumplimentando una irregular campaña que pese a todo, sin mayores sobresaltos, lo condujeron hacia la clasificación (finalizó en el octavo puesto de la tabla).

Los partidos: Dock Sud (1-1), Luján (4-2), Tristán Suárez (1-2), J. J. Urquiza (5-0), Ituzaingó (1-1), Sarmiento (1-2), Claypole (2-3), Cambaceres (3-1), Alem (0-3), San Telmo (2-2), Flandia (0-0) y Colegiales (2-2).

Párrafo aparte amerita el resultado de la última fecha, una dura goleada en contra (8-2) frente a Argentino de Quilmes en condición de visitante. El Mate se jugaba el primer puesto. Con este resonante éxito lo aseguró, si bien fue compartido con Ituzaingó  y debió, posteriormente, jugar un desempate –que ganó- para dirimir el título.

En Excursionistas, el 2-8 significó el alejamiento de Della Vecchia y el retorno de Guillermo Tuya, quien ya se había puesto el buzo de DT en el período 1983-1984.

Hasta la final

En el octogonal, jugando todos sus partidos como local en All Boys, un equipo que llegaba golpeado y desdibujado, conseguiría, no obstante, quedar a un paso del ascenso. En cuartos de final eliminó a Leandro N. Alem, empatando 0 a 0 en la ida y venciendo 3 a 1 en la revancha. Las semifinales contra Sarmiento quedaron en las retinas de muchos hinchas albiverdes, como consecuencia de una heroica reacción que el conjunto de Tuya tuvo en el partido de vuelta –se impuso 4 a 1-, tras caer por 3 a 1 en el primer chico.

En la final se topó con Ituzaingó. Un empate como local, sin abrir el marcador, inauguró la serie. La semana siguiente, una ajustada derrota (2-1) nuevamente lo dejó en el umbral de la Primera B.

Leave a Reply