HAZAÑA EN EL BAJO BELGRANO

Un hecho totalmente fuera de lo común sucedió el sábado pasado (16 de marzo) en el Bajo Belgrano. Un resultado insólito caracterizó al partido entre Excursionistas y Central Córdoba, no porque el 3 a 2 fuera un tanteador que no se repite de manera frecuente, sino porque el local perdía 2 a 0 y terminó ganando el cotejo.  Por supuesto, tampoco esto es extraño, ya que casos así se dieron a montones a lo largo de la historia.

Lo que marcó a este partido de Primera C de modo singular, radica en que los tres goles de Excursionistas hayan sido convertidos en tiempo de descuento, pues el elenco visitante se imponía con una cómoda ventaja cuando ya había transcurrido el tiempo reglamentario. Sin embargo, a los 46′ llegó el 1-2, a los 47′ el empate y a los 49′, el increíble desnivel. Y algo que le dio una pizca más de espectacularidad a la hazaña de los del Bajo Belgrano, es que unos segundos antes del 3-2 definitivo, el arquero rival había atajado otro tiro con destino de red, por lo que no es descabellado pensar que el tercer tanto podía haber llegado todavía con mayor anticipación.

En síntesis, con segundos y todo, el siguiente es el detalle de los goles del conjunto de Pampa y Miñones.

1-2: Arias (91’05»)

2-2: Benítez Villalba (92’43»)

3-2: Schönfeld (94’15»)

¿Hay antecedentes?

Entre el primer grito y el tercero, transcurrieron 3’10». Sería realmente muy difícil comprobar si lo del sábado es récord mundial en relación a revertir un marcador adverso. En la Argentina, todavía está fresco el recuerdo de un Atlanta 4-Estudiantes 3, de septiembre de 2018. El Bohemio perdía 3-1 y lo ganó en tiempo de descuento. Fue heroico, con la diferencia de que los tres goles fueron conquistados en un lapso de 4 minutos en vez de 3, y de que sólo el último llegó en tiempo adicionado (los dos anteriores, fueron a los 87′ y 88′ respectivamente).

Muchos años más atrás, el 14 de diciembre de 1988 precisamente, Rosario Central le empataba a Deportivo Armenio un partido que los Canallas (ni sus rivales) no olvidarán jamás. Sobre la hora la visita ganaba 3-0. Casi tres minutos más tarde el trámite estaba empatado. Esta fue la progresión de los goles de Central, que encima luego ganó en los penales, dado que ésta era la temporada en la que en caso de igualdad, se definía desde los once metros y el ganador sumaba otro punto adicional.

1-3: Pizzi (90’03»)

2-3: Pizzi (91’48»)

3-3: Jorge Díaz (92’57»)

RC_Armenio_1988

El lapso fue de 2’54», lo que lo supera la marca de Excursionistas, aunque con la salvedad de que la reacción sirvió para arribar «sólo» al empate y no a la victoria. ¿Otra pequeña-gran diferencia? Al revés de lo que pasó este sábado, aquella vez lo gozó un club rosarino y lo sufrió uno porteño.

Un minuto inigualable

El 18 de marzo de 1973, Eduardo Maglioni alcanzaba lo que en materia de tiempos breves, es considerado aún hoy un récord mundial, cuando su equipo, Independiente, derrotó 4 a 0 a Gimnasia. La seguidilla del delantero rojo lo llevó a gritar en un lapso de 1’51». El local ya ganaba 1-0 y con esta ráfaga de Maglioni al comienzo de la segunda etapa, cerró con una goleada. En ese sentido, no caben dudas de que supera a los casos ya comentados, si bien por otro lado, esta notable performance, no es comparable a  la hazaña «verde» ya que no ocurrió en tiempo de descuento ni tampoco fue de utilidad para dar vuelta el resultado.

Leave a Reply