CRÓNICA DE UN DOMINGO DE ELECCIONES

Nuevo capítulo de elecciones en la Argentina. Por ende, en la Ciudad de Buenos Aires también se vota. La interna de Juntos por el Cambio la protagonizan Jorge Macri por el Pro y Martín Loustau, por el radicalismo.  Unión por la Patria postula a Leandro Santoro y La Libertad Avanza, a Ramiro Marra. De acuerdo a las especulaciones previas, son los cuatro precandidatos más encumbrados para la elección capitalina, distrito en la que Horacio Rodríguez Larreta dejará su cargo de Jefe de Gobierno para presentarse a las presidenciales, donde primero, deberá competir en una interna con Patricia Bullrich.

El domingo amanece frío y soleado. Los porteños se vuelcan a los establecimientos educativos y demás centros de votación, con la incógnita del voto electrónico a cuestas, un procedimiento que se dará en forma simultánea con la votación tradicional. La maquina y el papel, ambos en el mismo cuarto oscuro. Por eso, hay preguntas que surgen en torno a cómo responderán la gente… y la tecnología. Durante los días previos, el territorio de la ciudad se pobló de puestos de enseñanza del novedoso sistema. Las explicaciones abundaron también por diversos canales, como, desde luego, Internet.

Ya el domingo, el sistema no debuta de la mejor manera. Se difunden problemas acaecidos por la falla de las máquinas. Esto acarrea demoras, la conformación de filas más largas que lo acostumbrado y, por supuesto, quejas… Se anuncia que en ciertos establecimientos, se permitirá que se prolongue unos minutos el horario convenido de las 18 hs. Más allá de esta situación, la jornada electoral transcurre con normalidad.

Son las 6 de las tarde. Culmina la votación y hay expectativa en un gran número de argentinos. En otros, lo que también se nota es un sentimiento más proclive a la indiferencia. Los votos en blanco suelen traer un mensaje de desilusión y para esta ocasión, bastante se habló de la intención de no votar a ningún político, por parte de cierto sector del electorado, como así también del ausentismo. Los irrisorios montos de las multas que existen por no presentarse a emitir el sufragio, probablemente, a nadie le muevan la aguja: entre 50 y 500 pesos.

En CABA rápidamente se conocen los primeros datos. Como se esperaba, pican en punta Macri y Loustau, casi en un cabeza a cabeza, aunque el hombre del Pro saca una luz de ventaja y cerca de las 11 de la noche, con el 96,88 % de las mesas escrutadas, se impone 28,69% a 27,18%.  Una ventaja decisiva. Lo siguen Santoro (22,17) y Marra (12,99).

Entretanto, a nivel país, por unas horas coinciden la ausencia de los números oficiales y los comentarios que dan a Javier Milei como la sorpresa mayúscula del domingo. Las especulaciones se confirman. Cerca de una hora antes de la medianoche, con el 62,72% del escrutino hecho, el candidato de La Libertad Avanza es líder con 32,44%. Lo siguen Sergio Massa (20,68), Patricia Bullrich (16,99), Horacio Rodríguez Larreta (10,61) y Juan Grabois (5,05). Más allá de definir la interna del Pro a favor de Bullrich, esto implica un primer puesto general de Milei no calculado en las encuestas.

¿Qué pasará mañana? Bueno, mañana será otro día…

Leave a Reply