CLUBES CHICOS DE CORAZÓN GIGANTE

CLUB SOCIAL Y DEPORTIVO RAULIES

El club, muy pequeño, pareciera guardar las proporciones de la zona que lo alberga. Si bien el Raulíes es de La Paternal, está enclavado en una especie de islote de dos manzanas y media, metidas entre Warnes, Chorroarín, el puente de la avenida San Martín y un paredón del Hospital Alvear. Otra rareza es que lleva el nombre de su calle, que apenas tiene una extensión de dos cuadras.

Llegamos un sábado por la mañana. Nos acercamos al mostrador del buffet y consultamos por la presencia de algún dirigente. Una chica predispuesta al diálogo nos informó que la tesorera estaba por llegar. Y efectivamente, segundos después Victoria Villalba atravesaba el patio exterior e ingresaba en el salón. Unos minutos más tarde, estábamos conversando con ella en la canchita ubicada detrás del buffet. Estas dos dependencias, son prácticamente las únicas instalaciones de este club fundado en 1956.
La tesorera debía atender una cuestión importante: el profesor de las clases de apoyo no estaba y para que un par de alumnos no perdieran el día, ella misma se ocupó de darles una tarea en una pequeña oficina. A pesar del imprevisto, se esforzó por complacernos también a nosotros, si bien aclaró que pretendía que la charla apuntara a lo institucional y no a lo personal. “Acá consultamos todo entre los miembros de Comisión, la idea es que los demás también estén al tanto de esta nota”, enfatizó, con bajo perfil. De todos modos, aceptó el diálogo con cordialidad y de nuestra parte, nos comprometimos a enviarle la nota antes de que fuera publicada, para que pueda compartirla y revisarla con sus pares.

Rocky (4)

Un hermoso mural de venecitas de cuya construcción participaron los vecinos.

-¿Cómo se produjo tu llegada al club?
-Yo estaban en un sindicato y mis adversarios venían acá. A mí me llamaba la atención, generalmente no venía para estos lados pese a ser del barrio. Hace unos años, el club tuvo una necesidad por una multa muy grande que debió pagar. Había que reunir fondos y así me acerqué. Luego seguí participando, colaborando, hasta que me propusieron integrar la Comisión Directiva.
-¿Qué es el Raulíes?
-Es un club que está comenzando a hacer actividades. Las épocas han cambiado. Antes, la gente pasaba más tiempo en un club. Ahora no es tan así. Aparte los vecinos del barrio fue cambiando, y en Raulíes, lo que se acercan ya no son aquellos socios que pusieron los cimientos.
-¿Quiénes son los que más se acercan?
-Los vecinos del otro lado del puente. Las características del barrio también son otras: ya no hay tantos chicos. Esto es prácticamente una isla. Son dos manzanas, de San Martín a Espinoza, de Espinoza a Warnes y se terminó. Y mucha gente no es permanente del barrio sino que viene a trabajar.
-¿Qué se puede hacer en la sede?
-La gente grande hace zumba, para chicos hay patín artístico y apoyo escolar. Pero la principal actividad es la arquería. Es uno de los pocos clubes que cuenta con este deporte. Quienes lo practican son de trayectoria muy importante. Sin ser deporte masivo, son muchísimos. Inclusive, tenemos un campeón mundial. La gente debería conocer los beneficios que trae la arquería.
-¿La gente de la zona viene a comer al buffet?
-No conozco uno por uno pero este es un espacio abierto y los precios son accesibles. El buffet anda bien. Están los que comen acá y además se hace mucho delivery. Hay vecinos que prefieren pedir a domicilio.

Rocky (3)
-¿Es difícil hallar gente que venga a trabajar desinteresadamente, como pasa en tantos clubes chicos?
-Raulíes es parte de lo que suecede en general. Si el club cumple verdaderamente su objetivo social y deportivo, y no se imbisculle en otras cosas, sería lo ideal. Pero a menudo hay grupos políticos que buscan entrar a las instituciones. Obviamente, así como yo tengo una creencia religiosa, también tengo una inclinación política. Pero eso queda de la puerta para afuera. Acá puede venir público de cualquier partido. No somos sectarios y así debe ser, porque hay que cumplir con el objetivo. Nosotros por ahí podemos ceder el espacio para una u otra orientación. Pero lo que lamentablemente vi, es que hay clubes a los que ciertos grupos se acercan con intenciones políticas. Ahí es donde todo se desvirtúa.
-¿Hubo épocas peores que ésta?
-Pasa como en todas las instituciones: existen períodos de auge y de decadencia. Todo fluctúa. Nada es estanco en la vida. Nada es para siempre. Ni siquiera la vida misma. Hoy, el Raulíes está resurgiendo, empezando a funcionar.
-¿La CD está funcionando con normalidad?
-Así es. A pesar de lo pequeña que es la institución, está en perfectas condiciones, y la Comisión cuenta con el reconocimiento y la vigencia que exige nuestro órgano rector.
-¿Venís a la sede todos los días?
-No todos, pero estoy un contacto permanente. Estoy y estamos. La vicepresidenta, la doctora Ana María Canal, vive a media cuadra; el presidente Jorge Buceta, a menos de dos cuadras… Las reuniones de Comisión no son un día específico, pero nos encontramos cada vez que se necesita tocar un tema. Esas instituciones no otorgan un beneficio económico. Cada dirigente vive de su trabajo y acá viene ad honorem.

Rocky (1)
-¿En qué situación se encuentran con respecto a los requisitos que pide el Gobierno?
-Perfectamente bien. Para recibir los subsidios, son muchos los requistos y las obligaciones personales, donde la Comisión se compromete a través de declaraciones juradas. Esto lo que ocurre en todas las instituiones, tanto que algunas no logran cumplir con todo. Las exigencias son bastantes, y cada vez más. Pero sí, hemos recibido un subsidio para poner luces Led y pronto también tendremos un desfibrilador.
-¿Lograron que baje el consumo de energía?
-Sí. Esto se le dio a los clubes porque era imposible sostener un consumo eléctrico como el tradicional. Con esto no digo que se solucionó totalmente, pero sí ayudó. Pero si uno quiere que la institución funcione como corresponde, los gastos son muy grandes. Nosotros contamos con seguro, con ambulancia… Y con todos los servicios como la luz, el gas y el agua, que últimamente es exhorbitante. Existen los subsidios, y la reducción de la facturación en determinados servicios, pero eso implica un proceso muy largo.

Rocky (2)
-¿Y mientras tanto, cómo se hace para afrontar el gasto?
-Por más que no sea lo que correponda, hubo dirigentes que han puesto de su propio bolsillo. En situaciones así, no hay otro remedio. Por más que hagas una rifa o lo que sea, igual no te alcanza. Creo que lo mismo han sufrido todos, con excepción de los más grandes. Pero seguimos adelante. Lo bueno de todo esto es que somos un grupo de personas quizás demasiado entusiastas y positivas. Si hay un problema se afronta y se soluciona. Es como manejar una casa. Sin ser exactamente lo mismo, tiene un paralelo.
-¿A la gente le gusta que Raulíes sea así de pequeño?
-Bueno, quizás a algunos les agrada y a otros no. Porque hay para todos los gustos. Nosotros nos destacamos por respetar las ideas de cada uno. A mí me encanta la libertad y dentro de esa libertad, el respeto por lo que piensa y hace cada uno. Toda la vida fui muy dialoguista. De surgir algún inconveniente, nos sentamos y los conversamos. A veces no nos vamos a poner de acuerdo, ya que no es tan fácil que coincidan los intereses. También sucede que los que están en contra de alguien, lo están porque desean ocupar su lugar.

UN SUEÑO POR CUMPLIR

Los esfuerzos de la dirigencia apuntan a cumplir con cada uno de los detalles para que la entidad siga funcionando. Pero además, se permiten ponerse objetivos más grandes. Uno de ellos, es el de construir una loza, ya que hasta hoy, un techo de chapa es el cerramiento superior de la cancha en la que se llevan a cabo actividades como la arquería. «Ese es el sueño del presidente y de toda la Comisión Directiva», concluye Victoria..

 

mapa2 copy

Esta zona de La Paternal es un pequeña «isla» de algo más de un par de manzanas. El círculo, muestra donde está ubicada la institución.

 

 

Leave a Reply